El primer Halloween del cachito-carne

Sí, sí, ya sé que no puedo estar escribiendo entradas de «el primer X del cachito-carne» todo el rato. Principalmente porque, como sabéis los que tenéis vuestro propio cachito-carne, estos meses lo que menos tenemos es tiempo para sentarnos tranquilamente a escribir jocosidades sobre la vida.

calabaza halloween
Nuestra calabaza de este año.

Pero la semana pasada fue Halloween, vivimos en una calle que se lo curra bastante y que de verdad lo convierte en una fiesta del barrio, y no puedo dejar de pensar en lo diferente que ha sido el primer Halloween del cachito-carne del pimero que celebró mi cacho-carne hace ahora diez años exactamente…

El disfraz

Mi cacho-carne se hizo él mismo un disfraz de Eduardo Manostijeras con cartoncillo, papel de plata y unos tirantes de una tienda de ropa de segunda mano (muy currado, por cierto). El cachito-carne tenía a su disposición cuatro disfraces «de tienda»: calabaza Jack Lantern, esqueleto (este brillaba en la oscuridad y todo), dragón (o cocodrilo o dinosaurio, hubo debate) y pitbull.

Y ojo, que nosotros no hemos tenido nada que ver. De hecho teníamos pensado hacer un disfraz de familia (la cacho-wife tenía un tablero de Pinterest con un montón de ideas), pero de repente empezaron a llegar disfrazes a casa para el cachito-carne: los abuelos y tía-abuelas que estaban de compritas en un outlet y no se pudieron resistir (y viendo el resultado del esqueleto y la calabaza, no me extraña), y los vecinos que tienen hijos un poco mayores y que al ver la oportunidad de deshacerse de los disfraces pero que alguien les sacase partido la aprovecharon (algo que ya empiezo a ver es una cosa muy de padres).

Lo de que un bebé de seis meses que va a estar de Halloween veinte minutos tenga cuatro disfraces es un poco excesivo, pero también os digo que al final se agradece. Por un lado, hay un 87% de posibilidades de que antes de salir por la puerta se haya ensuciado -y da igual que lleve el disfraz puesto todo el día o se lo pongas dos segundos antes de salir, es una cosa que hacen los bebés.

Por otro, aunque para los mayores Halloween es sólo una noche, para los bebés es toda una semana, lo que me lleva a la segunda diferencia…

Las fiestas

Mi cacho-carne fue a una fiesta que duró toda la noche y en la que había más cervezas que caramelos. El cachito-carne el día de Halloween estaba en la cama a las siete y media de la noche, sí, pero ha ido a tres fiestas en la misma semana que es un ritmo como el que llevábamos en el Erasmus.

disfraz quesero
Mi cacho-carne a ido a una fiesta de disfraces este año, disfrazado de quesero. Once años hemos tardado en encontrarle uso a ese queso gigante de plástico.

La propia noche de Halloween, el cachito-carne salió al porche de la casa a repartir caramelos y abrazos (sobre todo a la vecina, que si nos descuidamos se lo queda). Nuestro plan era pasar por un par de casas a fardar de bebé más bonito del universo, pero llovia a mares y preferimos no mojarnos. Aun así, cuenta como fiesta.

La segunda fiesta fue en la clase de música. Que lo mismo llamarlo clase a estas alturas es un poco excesivo, pero le gusta y como está mandado para cualquier cosa en la semana de Halloween el tema de esa semana era Halloween y pues todos los bebés disfrazados.

Y la tercera fiesta fue en una cervecería con sus amigos. Tal como suena. En Toronto hay un grupo de madres que piensan que las clases de música y todo eso está muy bien, pero que también pueden aprovechar para ir a alguna de las muchas fábricas de cerveza que hay por la ciudad. Como dice la cacho-wife «las madres a las que les parece bien ir con los bebés a echar la tarde en la cervecería son el tipo de madres con las que sé que me voy a llevar bien». Y lo mismo: siendo Halloween, los bebés fueron a la cervecería disfrazados. El grupo se llama Brew Babies, por si alguna madre nos lee desde Toronto.

Las otras cosas hallowinísticas

Aparte de los disfraces y las fiestas, hay dos cosas típicas de Halloween que también han sido diferentes para la primera vez del cachito-carne y del cacho-carne.

La primera, el esculpir una calabaza. Porque por muy Halloween que sea no puedes darle a un bebé un cuchillo, una calabaza y un mechero a ver qué se le ocurre que mole. Esto apuntadlo que es conocimiento para padres que yo no he visto en ningún lado.

¿Vamos a dar todo esto a los niños que vengan y yo no voy a catar ni uno?

La segunda, quizá incluso más lógica porque todavía no tiene dientes ni queremos darle principio de obesidad y/o diabetes, el comer chocolate. Y esto sí que aparece en los libros de cómo ser un padre medio bien, así que lo mismo vamos por buen camino.

El problema va a ser cuando tengamos que dar ejemplo en vez de ponernos hasta las cejas de KitKat delante suyo mientras le damos un trocito de brocoli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay 3 comentarios a este artículo

  1. Mikel dice:

    Hola Dresde!

    Por casualidad he encontrado tu maravilloso blog, que me ha recordado mucho a mi historia. Conocí a mi chica, de Québec, de erasmus, y en enero voy a Canadá con un permiso Working Holiday.

    Me gustaría saber bajo qué modalidad has podido encontrar un visado que se adapte a tu situación y qué pasos has seguido para poder, finalmente, ser ciudadano canadiense. Me interesa mucho para superar, bien lo sabrás tú, esta incertidumbre.

    Sigue escribiendo así y que siga todo tan bien!

    Mikel

    1. dresde dice:

      Hola Mikel,

      Sí que suena parecida la historia 🙂

      La verdad es que la primera vez que vine lo pensamos muy mal (ni WHV ni nada) y claro, a los seis meses cuando se acabó el visado de turista me tocó volverme.

      Pero para la segunda vez lo planeamos mucho mejor, y directamente solicité la residencia permanente como familia (llevábamos suficientemente tiempo viviendo juntos en españa para pedirla como pareja de hecho) y de ahí a ciudadanía era cuestión de tiempo. Así que en temas de visados de trabajo no puedo ayudar mucho.

      Creo que las cosas para el paso de WHV a residencia permanente han cambiado en los últimos años. Lo mejor que puedes hacer es buscar el grupo de Facebook correspondiente (por ejemplo, Españoles en Toronto para Toronto) y preguntar a alguien que lo haya hecho hace poco… pero ya te puedo decir que luego cada respuesta te dice una cosa distinta y acabas más liado. Lo mejor es encontrar la información en la web de immigración (https://www.canada.ca/en/services/immigration-citizenship.html, que Google te saca mucha web tramposa) .

      1. Mikel dice:

        Muchas gracias por tu info Dresde! Claro que miraré todo lo que me dices.

        Es un gustazo leer tu blog y ver las aventuras del calcetín y vosotros por Canadá. Disfrutad mucho de vuestra merecida estabilidad y de vuestro cachito-carne.

        Y quién sabe, quizá nos crucemos por allí!

        Un abrazo,