¿Cómo se pide una cerveza en España?

Viajar a tu propio país con extranjeros guiris significa hacer cosas que nunca se te habían pasado por la cabeza, descubrir sitios nuevos en tu propia casa y darte cuenta de las peculiaridades que te han rodeado toda la vida. Por ejemplo, en nuestra última visita a la tierra patria con dos amigos torontonianos nos hemos quedado ojipláticos al ver lo difícil que puede llegar a ser pedir una cerveza en España. Al menos si quieres sonar como uno de los nuestros….

cañas madrid
Fotaza de unas cañas como Dios manda, cortesía de @fotomaf.

La primera gran diferencia es que en España, salvo que estemos en un bar de cervezas, no pedimos una marca específica ni un tipo de cerveza en particular. Simplemente pedimos «una cerveza», y la que tengan nos vale. Hasta ahí fácil, porque no hay que aprenderse las marcas locales ni cómo decir lager o pilsner. El problema es que en realidad en España casi nunca pedimos «una cerveza» tal cual, sino que usamos distintos términos según el recipiente en el que nos la sirvan, la cantidad que queramos o si queremos mezclarla con algo.

Como empezamos el viaje en Madrid, lo primero que enseñamos a nuestros guiris es a pedir «una caña» en vez de «una cerveza». Diréis que con eso lo tenían todo controlado, pero nada más lejos de la realidad. El truco de pedir una caña les duró una mañana, porque esa misma noche salimos de tapas y la cosa empezó a complicarse. En el primer bar no había cañas sino «tubos» y «jarras». En el segundo no había tubos ni jarras, sino «cañas» y «dobles». Y a eso hay que sumarle que también estábamos pidiendo «claras» y «cañas con limón», que es algo que en Canadá no conocen (en parte porque, atención, aquí la Fanta de Limón… ¡no existe!).

La primera noche entre el jetlag y el aprender a pedir cañas, tubos, jarras, dobles y claras nos fuimos a dormir pronto, y encantados de estar en Madrid. Además pensábamos que para el segundo día teníamos mucho avanzado… pero en España hay tantos tipos de bares como personas. En la primera parada nuestros guiris aprendieron a pedir «tercios» y directamente «una Alhambra 1925» o «una Mahou» (como digo eso les gustó, porque en Canadá siempre especifícas la marca hasta en el lugar más cutre). Pero en la segunda parada volvimos a liarles, porque fuimos a uno de esos sitios que te ponen «cubos» de cerveza donde no es que tengas que beber de un barreño de cerveza sino que te ponen un cubo con «botellines» o «botijos», que además también puedes pedir de uno en uno.

Así que en dos noches y cinco bares ya habíamos repasado nueve formas de pedir una cerveza, todas ellas sin usar la palabra «cerveza» en ningún momento. Por cierto, que de paso también tuvieron que aprender a decir menos «por favor» y usar más el imperativo: dame, ponme, me traes… pero lo importante es que parecía que ya tenían controlado cómo pedir una cerveza en cualquier bar y en cualquier tipo de recipiente.

Pero a la mañana siguiente cogimos el coche y empezamos nuestro viaje, adentrándonos en una España más rural. Y ahí nos salió al paso otro término: los «cortos» de cerveza. Con nuestros guiris ya un poco hasta los pelos dimos un repaso a todas las formas de pedir cerveza que habían aprendido, y una última pero importante lección…

Guiris: Entonces el «corto» es este vaso pequeño ¿no?

Mi Cacho-Carne: Sí, pero acuerdate de que si lo que hay en el vaso es vino entonces no es un «corto», es un «chato».

G: Pero para la cerveza ya no quedan más nombres….

MCC: No. Bueno, aún nos falta uno que no hemos pedido en ningún sitio: un «mini».

G: ¿Y el «mini» es más pequeño que el «corto»?

MCC: Todo lo contrario, el mini es el más grande de todos. Somos todo ironía.

G: Qué lío.

MCC: Pero cuidado, que en media España no lo llaman «mini» sino «cachi»…

G: ¡¡¡AAAAAAAAARG!!!

Ahí dejamos el curso «Cómo pedir cerveza en España 101». Para el año que viene quedan los diferentes idiomas de cada región, y la jerga común tipo «birras», «frescas», «zumo de cebada» o «rubias». Si se os ocurren más dejádmelas en los comentarios para que se las cuente.

Y no sé vosotros, pero yo nunca me había dado cuenta de lo complicado que puede ser pedir una cerveza en España para alguien que ha aprendido español a cinco mil kilómetros del primer bar de tapas decente. Y recuerdo con mucho cariño lo sencillo que fue en Holanda aprenderse el twee biertjes alstublieft!, y hasta el fin del mundo que llegábamos con él…

Responder a Roland Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay 15 comentarios a este artículo

  1. Roland dice:

    En Zaragoza los abuelos toman mucho el penalti , vaso pequeño con cerveza 100cl aproximadamente saludos

    1. dresde dice:

      Gracias Roland, esa no la había oído nunca 🙂

  2. Elisa Rivera Moyano dice:

    Muy gracioso!!!!
    En Granada la Alhambra 1925 se le dice solo «mil no» ahí va otra forma más jejejjeje.
    Elisa

    1. dresde dice:

      Esa no me lo sabía, y mira que me gusta la 1925 🙂

      ¡Gracias, Elisa!

  3. Mari Carmen dice:

    Necesitáis hacer otro viaje. 😉
    Avisadme y me uno al descubrimiento de las diferentes nomenclaturas cerveceras.

  4. Mari Carmen dice:

    También hay que recordar la pinta y la media pinta, típica de los pubs irlandeses de los que hay unos cuantos en Madrid/España.
    El metro o medio metro, que es un tubo muy grande – tiene como un palmo de diámetro y ¿a qué no sabéis cuánto de alto? 😉 – con un servidor en la parte de abajo. Lo hay o al menos lo había en muy pocos bares, pero doy fe de que existía.
    Ahora hay bares que tienes tu propio servidor en la mesa.
    Hay una cervecería alemana por Bravo Murillo, cerca de Rios Rosas que cambia la nomenclatura. Para ellos la caña es un litro, si no recuerdo mal.

    1. dresde dice:

      ¡¡PECADO MORTAL!! Me olvidé completamente de los tubos y no les llevé a beberse ninguno :S Las pintas no necesitan mucha explicación, porque aquí la cerveza viene en medias pintas, pintas o jarras. Y no hay más tu tía dentro de lo que es el grifo.

  5. isabel dice:

    un zurito es un corto…y se te olvidaba la litrona!q aunq no se pida en los bares tambien esta muy presente en la cultura popular.

    1. dresde dice:

      La litrona no está porque no es algo que los guiris tengan que pedir, normalmente se coge de la estantería en la tienda. Pero si hago una lista más completa sí que tengo que añadirla 😉

  6. Noemi dice:

    No olvides el zurito… ahora que vivo por el norte tengo que hacer nueva patria. ¡Jaja!

    1. dresde dice:

      ¡Nunca he pedido un zurito! ¿Dónde hay que ir? ¿País Vasco? ¿Tiene alguna relación con el volumen o recipiente?

  7. Rache dice:

    Pues menos mal que no habéis venido al sur…aquí o pides cervecita o maceta, como pidas un mini ¡no te van a dar ná!

    1. dresde dice:

      Lo de cervecita vale…. pero ¿maceta? Yo pido una maceta y espero que me pongan un brebaje indefinido pero que te pega un buen capón en la cabeza, en un recipiente grande (puede ser una maceta propiamente dicha) y con pajitas para compartir. ¿Algina vez fuiste al Macetero en Madrid?

      El mini no se puede pedir en cualquier bar, tiene que tener cierto nivel de relación calidad/precio xD

  8. Gro dice:

    Ajam…
    Y luego están los quintos, los cuartos, los tercios, las medias… Y espera porque luego está la gente que llama cuartos a los quintos, tercios a los cuartos y medias a los tercios…

    1. dresde dice:

      Las matemáticas siempre dan mucho juego xD