El calendario maya: ¿por qué no se ha acabado el mundo?

Son las 9:53am hora toronteña del 21 de diciembre de 2012, fecha en la que nos han estado vendiendo que los mayas predijeron el fin del mundo. Bien, el hecho de que yo esté publicando este post significa que, a estas horas, el mundo no se ha acabado. Y el hecho de que tú lo estés leyendo ahora mismo, sea el día que sea y la hora que sea, viene a corroborar el dato. Salvo que el mundo se haya ido realmente al carajo y seas uno de los pocos supervivientes o un investigador alienígena, en cuyo caso me honra enormemente que hayas encontrado mi blog. A ver si me dejas un comentario o, si todavía existe, un «me gusta» del Facebook.

calendario maya explicación
Me dicen por el pinganillo que este es el calendario azteca, no el maya. ¡No os fiéis de Google!.

El caso es que no podía dejar pasar la oportunidad de escribir algo en tan señalada fecha, y eso que o mucho me equivoco o los mayas no dejaron escrito qué les iba a pasar a los calcetines blogueros. Así que recurrí al doctor en Historia de América José Luis de Rojas, una de las pocas personas que entienden el asunto y además son capaces de explicárnoslo a los demás, para iluminarme sobre el tema antes de decir alguna tontería. Que vosotros no lo véis, pero luego mi familia me manda correos corrigiéndome las cosas que pongo por aquí.

De mi conversación lo primero que saqué en claro es que lo que tenían los mayas era un calendario la leche de complejo. Con lo que tardan los niños en el colegio en aprender a escribir bien la fecha no quiero imaginarme cómo era aquello. Lo mismo los ciclos los iban añadiendo cuando alguien se equivocaba, para no tener que volver a tallar aquellos pedroscos enormes, porque atención al asunto:

Dos elementos son los que han servido para hacer las correlaciones y causar el lío del 2012: la Serie Inicial y la Rueda Calendárica, que juntas forman la Cuenta Larga. La primera es un cómputo de días desde un 13.0.0.0.0 en sistema vigesimal.[…] La Rueda Calendárica tiene un ciclo de 260 días y otro de 365, que se combinan.

La cosa es que gracias al estudio de esos registros los historiadores han llegado a la conclusión de que hubo varios ciclos de esa «serie inicial», y entonces por lógica el calendario estaba pensando para ir metiendo otros ciclos. Porque viendo cómo multiplicaban lo que está claro es que los mayas sabían de números y lógica….

Entonces lo que pasa ahora es que según este calendario llegamos al final de un ciclo solar de 5.200 años y empieza otro, lo que no significa que se acabe el mundo. Es como si arrancas del calendario la hoja del día 31 de diciembre y sales al balcón a gritar que es el apocalipsis porque no hay un mañana, cuando lo único que necesitas es un calendario del año siguiente. O un ejemplo más tecnológico: es exactamente lo mismo que pasó con el efecto 2000, simplemente a un montón de capulletes les dió por desarrollar software poniendo el año como 85 en vez de 1985, liándola parda.

Pero eso no es todo, y ya puestos os voy a culturizar del todo. Resulta que en algún momento antes de que llegasen los españoles por aquellas tierras la Cuenta Larga dejó de usarse entre los mayas (cosa que no me extraña) y en su lugar las fechas se registraban usando la Cuenta Corta. Nuestro problema es que el cambio hace que los historiadores tengan dudas sobre la equivalencia entre un sistema y otro, 260 años arriba o abajo. Lo gracioso es que en su momento nadie tenía ningún problema, igual que hoy nosotros usamos indistintamente multitud de formas de escribir las fechas:

  • Dieciséis de julio de 1985
  • July 16th, 1985
  • 16-7-1985
  • 16-07-1985
  • 16 – julio – 1985
  • 16-07-85
  • 07-16-1985
  • XVI – VII – MCMLXXXV
  • 10000 – 111 – 11111000001

¿Cómo van a saber los historiadores de dentro de 1.500 años que todos esos registros representan el mismo importantísimo día de la historia de la humanidad? Y sí, los calcetines contamos en números romanos con una mano y en binario con la otra.

En resumen, que aunque tal y como está España seguramente el fin del mundo no sería un día fuera de lo normal, parece que por el momento habrá que esperar. ¿Cuánto? No sabría decirlo, pero ayer vi unas patatas fritas cubiertas de chocolate que me hacen pensar que el día no puede estar muy lejos… y que nos lo estamos ganando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay 4 comentarios a este artículo

  1. dresde dice:

    @Migü: no llevo la cuenta, pero de todas formas me preocupan más las profecías a las que aún tenemos que sobrevivir. Es que nunca se sabe, y alguna tiene que acertar….

    @Pah-put-xee: cuando se ponga de moda, ni antes ni después. Esto se trata de vender visitas al blog!

    @Traveling Pics: creo que 2013, con eso de ser un 13, ya resulta suficientemente apocalíptico 😉

  2. Y yo que quería que se acabara el mundo….
    ¿alguien ya encontró otra profecía apocalíptica para entretenernos el 2013?

  3. Pah-put-xee dice:

    Lo siento pero yo soy de letras y con tantos datos numéricos me he perdido en el 9:53am, pero se nota que te lo has currado y que el profe era bueno. ¿Cuando nos explicas lamreforma del calendario gregoriano?

  4. Migü dice:

    Buenísimo. ¿A cuántas profecías apocalípticas hemos sobrevivido ya?