Mi primer sushi

Una de las bellísimas personas que hace casi un mes vio cómo se acababa su vida Erasmus y tenía que volverse a su nice-but-damn-so-cold-country me dejó un regalo envenenado: todo lo necesario para hacer sushi. En realidad nos dejó todo lo que había en su casa, desde sartenes hasta té rojo, pero yo fui el único con valor suficiente como para prometer hacer algo con las algas, la esterilla y el vinagre especial… y aquí tenéis el resultado y mis consejos sobre cómo hacer sushi.

Para empezar, y dado que uno no tiene huevos para empezar con el pescado crudo, hay que escoger el relleno-no-arrocil que le vas a poner. Desde mi experiencia como reconocido chef-calcetín me decidí por gambas, palitos de pescado y aguacate. No sólo por el convencimiento de que estaría bueno sino por la combinación de colores resultona y segura (cosa que los daltónicos apreciamos). Una vez decidido esto, hay que volver a casa, limpiar toda la porquería acumulada en la pila (por higiene, por espacio de trabajo y porque si no tienes más que una cazuela, un cuchillo y un plato tendrás que lavarlos para usarlos) y ponerse manos a la obra. Y cuando digo obra me refiero a esa que incluye una carrera de arquitectura.

Ahora explico qué es este potinguillo
Ahora explico qué es este potinguillo

Una vez todo está limpio, lees las instrucciones que vienen en la bolsita de las algas y resulta que también tienes que lavar el arroz. Tal como suena y como se ve en la foto de arriba. Como se ve, el resultado de lavar el arroz es un caldillo blanco bastante asquerosillo, pero que se va aclarando según lo lavas más veces. De hecho, las instrucciones dicen que hay que lavarlo hasta que el agua salga clara… cosa que yo conseguí añadiendo más agua para aclarar la mezcla. Después hay que ponerlo a hervir, tapado y con muy poco agua (una taza de arroz=una de agua) durante un montón de tiempo (12 minutos, y luego otros tantos de dejarlo reposar).Por todas partes dice que es vital no destapar el arroz mientras se hace, pero yo eché un par de ojeaditas y no ha venido ninguna de las siete plagas.

Pero bueno, el arroz quedó bien, en un punto muy parecido al sushi de restaurante japonés. Y es entonces cuando llega la parte difícil. Para empezar, yo todavía no he entendido qué cuernos hay que hacer con el vinagre, si mezclarlo con el arroz o usarlo para desinfectar el suelo del baño. El caso es que dado que el alga sale de la bolsa bastante acartonada y con un sabor bastante infumable, mi ayudante y yo decidimos untar el vinagre en el alga para evitar que se rompiese al intentar hacer el rollo. Al menos, para evitar que al romperse se desmoronase tanto como en el primer intento.

Ya he dicho que hace falta estudiar arquitectura...
Primer intento: Ya he dicho que hace falta estudiar arquitectura...

El problema es que es realmente jodido enrollar el alga con todo el contenido dentro. Por ejemplo, hay que medir bien cuánto arroz poner en el alga. El truco es dejar mucho sitio sin arroz, para tener luego alga de sobra y no tener que estirar el alga para envolver todo. En esta parte del proceso hay que señalar una cosa: las instrucciones vienen a decir que hagas esto rapidito, según esté el arroz. Supongo que esa es la forma de conseguir que el arroz no sea una masa imposible de untar (sí, he dicho untar) y sea sólo una masa típica de sushi… en mi caso hubo que esperar el tiempo suficiente para hacer un guacamole (si, me dio por lucirme esa noche), con lo que colocar el arroz fue aún más difícil. Después, hay que colocar los otros ingredientes centrados dentro del arroz, de forma que luego se conviertan en el centro del rollito. Ojo, que eso te obliga a tener en cuenta el sentido en que se dobla la esterilla.

Mi ayudante os muestra el buen camino.
Mi ayudante os muestra el buen camino.

Y bueno, una vez tienes colocados los ingredientes en el centro del arroz y colocado en el sentido correcto de la esterilla, teniendo el alga (untadita con el vinagre) entre el arroz y la esterilla, viene la parte realmente chunga, el quid de la cuestión, lo que distingue a los niños de los senseis cuarto dan: enrollar el sushi. Quizá de haber dedicado estos meses de vida en Holanda al arte de enrollar cosas habría podido salir mejor del paso, pero no es el caso. Hacer un cilindro de alga rellena de arroz y cerrarlo es una de las cosas más complicadas que he hecho en una cocina, porque hay que tener en cuenta un último detalle: ese cilindro tiene que poder cortarse sin deshacerse del todo.

Si no has hecho bien el rollito, esto se desmonta con nada.
Si no has hecho bien el rollito, esto se desmonta con nada.

Dada la poca habilidad demostrada en la parte de enrollar, tuve que sacar toda mi habilidad de cirujano para cortar los rollitos y convertirlos en auténticas piezas de sushi. Hicimos un total de cinco rollitos, de los cuales uno se desmontó del todo (el primero) y uno y medio resultaron imposibles de cortar (por lo que los servimos enteros). Sin embargo, el resultado final obtuvo el aprobado general. Incluso el notable general. Así que ya sabéis, al cuerno los miedos y a probar cosas nuevas, como aprender a jugar al backgammon.

Rico rico y con fundamento.
Dicho popular japonés: Rico rico y con fundamento.

Responder a Alvaro Fett Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay 9 comentarios a este artículo

  1. helene dice:

    jaja, que bueno que lo usaste!

    Por clarificar mas, hasta mismo que ya dijo un poco montse, el vinagre tienes que mezclar en un sarten con un poco sal y un poco azucar. No lo cocinas sino que tiene que el sal/azucar tienen que mezclarse bien al vinagre. Despues, le agregas al arroz cuando este todo tiedo. Es por el sabor, y por pegar mas juntitos los granos de arroz.

    Me gusta mucho el resultado final, te juro que cuando Greg y yo lo hemos hecho, se parecia a algo asi. Siempre ayuda cuando tienes un cuchillo bien afilado! Y para ayudar mas, le hechas agua en el cuchillo cada vez que cortas, ayuda a que no se pegan los granos de arroz y el alga!

    Sigues adelante! Suerte para los proximos 🙂

  2. montse dice:

    A ver, cuando cueces el arroz, y esta aun caliente es cuando hay que echarle el vinagre y removerlo… en su defecto, si no tienes vinagre de arroz puedes usar vino blanco caliente echandole azucar a este. Sushi significa arroz avinagrado en japones :).

    En el corte ingles y en andorra en el pirynes venden wasabi en la zona de oriente. El de mentira claro, el real real (osea la pasta que sale de rallar la planta)es casi imposible verlo fuera de japon.

    Hay tubitos (ese es el que yo tengo) como el tubo de una pasta dentifrica pequeña? pues igual, de color verde, y cuesta sobre 12 euros, pero hay que usar poquisimo asi que cunde mucho.

    Deberias poder encontrarlo en cualquier sitio que tenga una zona asiatica.

    Otra forma de comprarlo es en polvo, usas la cantidad de polvo que necesites y lo mezclas con agua en la proporcion que te dice la latita… y se convierte en wasabi.

    Si tienes mucho interes dimelo en el correo y te busco toda la elaboracion paso a paso en mis apuntes, para no olvidarme nada.

    beso

  3. dresde dice:

    @Pah-put-xee: hay que probar de todo. Ojo, que el valdeovejas es vital y necesario y más tradicional que la rueda. Sí se hacer aroz blanco, con la guía de mi hermano, jejejeje. Y sí, es que aquel té verde era asqueroso.

    @montse: vale, ¿cuándo se pone el vinagre? ¿cómo se hace para mezclarlo con todo el arroz? ¿cuánto se pone? La salsa de soja estaba ahí, bien en su sitio para mojar el sushi, pero como no la hicimos nosotros no lo comenté, jajaja. El wasabi me encanta, por ser verde y picante, pero no sé dón encontrarlo.

  4. montse dice:

    jajaja… no te ha salido mal del todo, por lo menos por las fotos puedo decirlo.

    Yo he asistido a varios cursos para aprender a hacer makis, sushi..y lo he hecho en uno de los hoteles que he trabajado cuando teniamos tematico japones.

    Una cosita, el vinagre es para el arroz, no para el alga.

    El alga se pone con la parte brillante para fuera y en la mate es donde pones el arroz.

    Como relleno le pusiste buenas cosas, prueba tb con zanahora, calabacin, pepino, todo muy finito.. y salmon ahumado, que ahi tendreis. O trucha ahumada.. esto si no te atreves con el pescado fresco.. atun rojo… esto es lo que se le suele poner por sabor y por colorido.

    Y la salsa de soja? y el wasabi? lo has probado?

    Sigo tus divertidas andanzas

  5. Pah-put-xee dice:

    Me recuerdas a aquella paella que nos hizo una vez un japonés… ¡NO, mejor no recordarlo! ¿Porqué siempre empiezas por lo complicado? ¡Si no sabes hacer arroz blanco! (A tu hermano le sale mejor que a ti, y teniendo en cuenta que es lo único que sabe hacer en la cocina …)
    El refranero aconseja probar de todo, pero nada obliga a repetir de lo que ya has probado, y tú eres testigo de mi ingesta de té verde y sopa de tofu al otro lado del charco.
    En fín, que te aprovechen tus ensayos culinarios pero acuerdate de que algunos preferimos el caparrón riojano o el lechazo de Pucela.

  6. Alvaro Fett dice:

    Tio, hacía mucho que no me metía en tu blog. Prometo leerme las entradas atrasadas.

    Tu puedes visitar mi space y leer la nueva maravilla del mundo, o ir directamente al grano, jejeje:

    http://es.youtube.com/watch?v=MupbobfYnAg

  7. dresde dice:

    @vir_regaliz: ya sabía yo que esta entrada a tu hermana y a tí os haría gracia, jajajaa. Para el siguiente te vienes y me enseñas, que seguro que controlas mucho ya y sabes leer las instrucciones en japo y tó!

    @karol: triunfó, triunfó. Si es que donde hay arte…

  8. karol dice:

    Rico Sushi, era comestible y tan mal no salio, aunque nos hinchamos a comer arroz la primera vez, jajaaj…

  9. vir_regaliz dice:

    jajajaja, para ser tu primer sushi esta bastante bien, cuando regreses a madrid te recomiendo q vayas al Musashi…

    y como dato cultural, te dire q lo de lavar el arroz es para quitarle el almidon y quede mas contacto 🙂

    besines