Los guiris y sus bananas

Norteamérica es la tierra prometida para los frikis. No hay estupidez que no se pueda encontrar, y si estás buscando algo tan absurdo que ni siquiera existe no tienes más que inventarlo y hacerte grotescamente rico con la tontería. Aquí tenéis el último ejemplo que he encontrado:

Estuche plátanos
Sólo en norteamérica puedes vender cosas de estas y hacerte rico.

Como podéis ver, se trata de algo que parece un objeto sexual pero que en realidad es la cosa más inocente del mundo: un estuche para tu plátano (jo, tenía que haberme guardado el chiste sexual para ahora…). Reconozco haberlo visto por primera vez hace ya unos años, pero últimamente está por todas partes. Quiero decir que está en todas las tiendas, porque personas que tengan y usen su banana saver no he conocido. Y cuando digo todas las tiendas quiero decir desde tiendas de cosas de casa para que el niño lleve su plátano al cole (aunque el cacharro parezca ridículo nadie se burla de un niño con un buen plátano en perfectas condiciones) y el padre al trabajo, hasta tiendas de aventura y cosas de escalada (porque hacer cima en el K-2 para comerte un plátano pocho es deprimente).

Lo que pasa es que yo no termino de verlo. Por un lado, hasta que el plátano en sí llega a la seguridad del banana saver ya las ha pasado putas: camiones llenos de mierda, muelles de carga, larguísimos viajes en barco o avión, señoras que toquetean los plátanos en el súper sin ponerse guantecillo de plástico… y en el caso del Lidl los plátanos llegan a pasar por redes de contrabando de droga. Así que si el plátano ha conseguido sobrevivir a todo eso no creo que los 45 minutos desde casa hasta el colegio en la mochila sean tan complicados como para requerir un estuche especial.

En el lado de la aventura…. pues si llevas un plátano y lo tienes que guardar en un estuche especial muy aventurero tampoco eres. Aventura es comerse el ojo de un bisonte en Siberia porque tiene mucha proteína y te hace falta para sobrevivir en el frío, no sacar un plátano del estuche para plátanos y mirar si tiene algún golpecito. Además, sólo puedes llevar un plátano cada vez así que ya puede ser una aventura rápida, y en cualquier caso estás añadiendo peso a la mochila.

Pero bueno, ahora ya sabéis que si no queréis que vuestro plátano se os haga puré podéis compraros uno de estos. Cuestan alrededor de 5 dólares, y puedes completar el kit de la banana sagrada con un gancho para colgar plátanos en casa (tampoco es coña, que existen).

EDITO:
¡Si te han impresionado las fundas para plátanos no te pierdas las fundas para donuts que Luiste se encontró en Japón!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hay 6 comentarios a este artículo

  1. Narayani dice:

    Los veo demasiado estrechos como para meter un plátano ahí dentro sin que se espachurre del todo. Quizás se haya hecho de oro el inventor de tamaño instrumento, pero yo le veo lagunas por todos lados, jeje.

    Besos y buen finde!

  2. dresde dice:

    ¡Eh! Cuando le puse los botones al calcetín no estaba en absoluto viejo. Ha envejecido ya con ojos y toda la pesca.

    De aventura sí que me llevaba yo un jamón.

  3. pah-put-xee dice:

    ¡Y lo dice alguien que tiene por máxima ilusión decorar su cocina con la pata llena de pelo de un cadaver de cerdo (de pata negra preferiblemente),y que tiene un calcetín viejo al que le ha cosido unos botones como compañero inseparable de viaje!
    ¡Intelectual, que eres un intelectual!

  4. dresde dice:

    Al escribir el post he pensado en los japoneses y su frikismo, pero creo que muchas veces están rayando la jamada mental (por el lado de fuera) xD. Pero la funda del donut tiene que molar, seguro que la venden en tiendas de cosas para policías, jajaja.

    El AntiSpam es necesario, por mucho Akismet que ponga si quito el captcha me devoran. Y como me repatean bastante los de letritas y palabras raras porque no soy capaz de verlos, me quedo con las matemáticas que además suben el nivel intelectual de los comentarios xD

  5. Luisete dice:

    Estooo… pues no son los únicos que hacen cosas locas, macho, porque los japoneses también tienen cosas de éstas.

    Por tener, tienen hasta fundas individuales para donuts en tiendas como Krispy Kreme, telita! (a ver si la subo al blog que es algo curiosón :P)

    Por cierto, odio que tu sistema antispam me haga pensar cada vez que comento. Para qué se inventó Akismet, hombre ya? 🙂